El buscador místico

Busca en el blog:

Búsqueda personalizada

Cuál es el secreto de la Piedra Filosofal

Published by Buscador under on 3:34

Seguramente más de uno -entre los que me incluyo- será admirador de la genial historia del joven mago Harry Potter o al menos tendrá conocimiento de ella y de su autora, la célebre J.K. Rowling. Como todos los aficionados recordaremos, la primera entrega de la saga se inicia bajo el título de “Harry Potter y la Piedra Filosofal”, que era el objeto más buscado por los héroes y antagonistas. Esto nos lleva a dos preguntas: ¿Cuál era el motivo de su búsqueda? y ¿de verdad existe dicha piedra?

La Piedra Filosofal no es invento de la Rowling. En realidad su leyenda existe desde los tiempos antiguos y fue desperdigada por los alquimistas, que eran una especie de brujos de Medio Oriente con conocimientos de química y filosofía, precursores de las actuales ciencias modernas.

Según los alquimistas, la codiciada piedra era capaz de convertir metales aparentemente insignificantes en oro, si era de color rojo, o en plata, si era de color blanco. Dicho proceso recibía el nombre de transmutación, que se refiere a cambiar la naturaleza o características de un elemento de acuerdo al cambio de sus cualidades.

Pero el verdadero motivo de la codicia de muchos personajes que anhelaban obtenerla a como de lugar -y que se ve en la película- era que si la piedra podía convertir metales menores en oro (el metal que más tarda en oxidarse), también podía servir para curar enfermedades y prolongar la vida, por lo cual era llamada “El Elixir de la Juventud”. No obstante, para hacer uso de ella, los alquimistas indicaban que las personas debían transformar su espíritu y no tener afán de lucro o poder.

A pesar de los esfuerzos por encontrarla, la piedra filosofal siempre será un enigma para todos los mortales. Primero por las fórmulas escritas a propósito de manera equivocada para que nunca se llegue a saber cómo hacer los cambios en oro y segundo, porque realmente no se ha comprobado que esa transformación tenga lugar en la realidad.

En caso llegáramos a encontrar esta piedra fuente de riqueza y juventud y la usemos sin un propósito positivo -como el de salvar la vida de una buena persona-, la maldición de los alquimistas y de nuestra propia codicia nos perseguirá: “el oro cubrirá el cuerpo por entero hasta quitarle la vida“. Aunque no estemos seguros de que se cumpla, más vale no arriesgarnos en vano.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada